sábado, 27 de diciembre de 2014

Inevitable

Si tuviera que definirla con una palabra sería inevitable.
Una de esas personas que son salvación para los demás y trampa para sí mismas. En el mejor de los casos caerás en su cebo y acabarás pensando que no te importaría joderte la vida con tal de entrar en la suya. Y ahí ya estás perdido.
Si tuviera que definirla con una palabra sería vendaval.
Una de esas personas que son paz para los demás y tormento para sí mismas. Te desordenará hasta el punto de hacerte perder la cabeza entre tanto caos, pero ese que termina precediendo a la calma más absoluta. Sólo porque ella lo provoca.
Si tuviera que definirla con una palabra sería fuego.
Una de esas personas que son calor para los demás e incendio para sí mismas. Te hará creer que el frío sólo es un estado mental cada vez que te roza con esas manos que derriten, pero cuando te hayas querido dar cuenta lo habrá convertido todo en cenizas.
Si tuviera que definirla en una palabra sería violeta.
Una de esas personas que son de colores para los demás y escala de grises para sí mismas, aunque ese color no lo he elegido yo. Pero ella es curiosa, excéntrica e irreverente, y alguien me dijo alguna vez que todas esas cosas le recuerdan a ese color.
Si tuviera que definirla en una palabra sería amapola.
Una de esas personas que consiguen que sea primavera aunque por dentro esté marchita. Pocas cosas son tan preciosas como verla sonreír entre lágrimas, remontar el vuelo cuando está apunto de caer o abrazarte sin cortarte con ninguno de sus bordes.
Si tuviera que definirla con una palabra sería efímera.
Una de esas personas que capaces de parar el tiempo hasta hacerte creer que podrás retenerla, pero justo cuando crees que será tuya desaparece, y sólo necesitas dejar de esperarla para que vuelva. Sobre todo si tus manos alguna vez fueron nido.
Si tuviera que definirla con una palabra sería Luna.
Una de esas personas que se sienten solas aunque estén llenas. Porque nunca le gustó pertenecer a ningún sitio o porque prefiere no quedarse demasiado tiempo, pero mientras esté cerca brillará hasta hacerte creer que esa luz es suya, aunque sea mentira.
Si tuviera que definirla con una palabra sería gata.
Una de esas personas que se iría por los tejados para hacerte creer que no quiere dormir contigo, pero lo que quiere es esperar a que te duermas para verte desde la ventana. Lo que nunca te dirá es que lo que le da miedo es acostumbrarse a la misma cama.
Si tuviera que definirla con una palabra sería inconformista.
Una de esas personas que nunca tienen lo que quieren a pesar de que siempre consigan lo que se proponen. Por eso siempre dice de ella misma que está maldita, aunque muchos crean que es una bendición y para otros haya sido una putada.
Si tuviera que definirla con una palabra sería salvaje.
Una de esas personas que sólo son libres con aquellos que son tan indomables como ella. Con los que siempre están huyendo, con los que no miran atrás, con los que no dejan que una luz mayor les ciegue.
Si tuviera que definirla con una palabra no podría definirla, ni ella querría que lo hiciera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario